ARÍSTOTELES Y SU ESCUELA

21,00

Joseph Moreau

Año: 1993
Páginas:310

Descripción

Es difícil clasificar esta obra del profesor Joseph Momo. Por cierto, es más que una introducción. Aristóteles aparece aquí integralmente en la lucidez de su pensamiento. El esfuerzo principal del autor está dirigido a la búsqueda del “Aristóteles perdido”.

En primerísimo lugar figura la suposición de que el fundador de la escuela peripatética, a medida que avanzaba en edad y que madurito y afinaba su pensamiento, se fue desinteresando de las cuestiones más estrictamente especulativas, más propias de la metafísica y de la ética, para consagrarse a estudios positivos (biología y ciencia sociales). El profesor Moreau se aleja de esta concepción para adherirse a la de Nuyens, según la cual, a los efectos de determinar el orden cronológico ce producción de las obras de Aristóteles, se ha de centrar la observación no tanto en el objeto de cada disciplina, corno en las nociones que el egregio discípulo de Platón repetía y explicitaba. Según Nuyens esta noción sería la del alma.

Observando Moreau que la tesis parece ser cierta y útil, a condición de que no se separe la doctrina del alma de la de substancia base de la metafísica aristotélica.

Las preocupaciones didácticas del autor lo llevan, inclusive, a explicar un método para encarar la lectura de Aristóteles, dificultosa por el rigorismo técnico del lenguaje.

Luego, el estudio que presenta se explaya en la descripción exhaustiva de las doctrinas del Estagirita: la metafísica, la política, la lógica, la ética, la cosmogonía, la teoría del conocimiento; es decir, todo el Aristóteles que ha trascendido, que ha fundado y fundamentado una vertiente del pensamiento occidental, aquel cuya extinción permitió el nacimiento de la filosofía moderna que aparece en ese momento y no antes. Se nos presenta integro, pleno, rico y lúcido, capar, a poco que se lo profundice, de provocar una esperada renovación del realismo filosófico, indispensable pan la inteligencia metafísica.